Mi experiencia en las Termas de Bucarest

Las Termas de Bucarest son el balneario más grande de Europa, una mezcla chulísima entre centro de bienestar, parque acuático y donde incluso puedes disfrutar de experiencias culinarias.

Si, merece mucho la pena visitarlas y en este artículo, aparte de mi experiencia las Termas de Bucarest, te comparto un montón de información útil y recomendaciones para que tu visita a las termas sea TOP.

Cómo llegar

Las Termas de Bucarest están a 15km del centro, muy cerca del aeropuerto, por lo que quizás es buen plan dejarte caer por aquí tanto si acabas de llegar como si son tus últimas horas en la ciudad. Allí tienen bastantes taquillas para dejar tu equipaje. Desde el aeropuerto puedes ir directamente en el bus 442.

Para ir a las Termas desde el centro de Bucarest hay que coger varios buses y se tarda 1h aprox. Recomendaría ir en Uber o taxi si sois varias personas o aprovechar e ir en coche de alquiler en el caso de que dispongáis de uno para recorrer otras zonas de Rumania.

Entradas

Hay varios tipos de entrada dependiendo de la duración y las zonas del complejo de las que quieras disfrutar:

Duración: 3,5h, 4h o entrada de día completo.

Zonas: The Palm, Galaxy y Elysium.

➡De lunes a jueves las entradas son más baratas.

Las entradas se pueden comprar online o en caja. Nada más llegar te ponen una pulserita que servirá para guardar las cosas en un casillero, para pagar si quieres entrar a zonas extra del recinto o, para lo que más me gusta a mí, pagar las bebidas del bar dentro de la piscina.

⚠️ ¡Ojo! La gran mayoría de las instalaciones son de agua caliente ya sea verano o invierno.

 

En algunas zonas no puedes entrar los menores de 14 años. Al final de este artículo te cuento mi experiencia y el tipo de entrada que compré. Compra tus entradas en la web oficial.

termas-bucarest-theme-bucuresti-the-palm-dia

 

Recomendaciones

  • Evita todo lo posible ir en fin de semana o en las vacaciones de verano ya que se llena muchísimo.
  • La iluminación de la sala de las palmeras cambia al anochecer. Quizás puedes hacer coincidir tu visita a las termas para verlas de día y de noche.
  • Yo cometí el error de pasearme como Pedro por su casa con la pulsera y sin leer ningún cartel. Cuando salí me cobraron todo lo que no había contratado de antemano 😅 Fueron solo 5€, pero vaya que si hubiera leído los carteles me los habría ahorrado.
  • Tienes que tener en cuenta el tiempo que has contratado por si quieres ir al bar o a los restaurantes dentro del recinto. Todo lo que hagas en las Termas tiene que ser dentro de las horas contratadas porque si no vas a pagar la diferencia a la salida y quizás no contabas con ese gasto.
  • A la salida hay que hacer cola para pagar los gastos que hayas acumulado (o no) en la pulsera (bebidas, alquiler toalla, acceso a otras zonas, etc.). Calcula salir con tiempo suficiente para que cuando pagues esté dentro de las horas contratadas, porque de no ser así te van a cobrar el tiempo extra y es algo que desgraciadamente pasa muuuucho. ¿Solución? Salir antes, contratar un pase del día completo o ir por la tarde para que tu salida coincida con el cierre de las Termas.

que-ver-en-bucarest-termas-therme-interior-noche

 

Mi experiencia

Reconozco sin culpa que visitar las Termas de Bucarest fue el plan más divertido de mi visita a la capital rumana. Las instalaciones son grandísimas y muy modernas, la sala central acristalada con las palmeras es chulísima.

Fui junto con un grupo de amigos en coche de alquiler, ya que lo alquilamos para movernos por otras zonas de Rumania. El parking es gigantesco.

Nosotros fuimos la tarde de un jueves a finales de junio y pagamos la entrada de 4,5h de duración para la zona The Palm (la acristalada con palmeras) + la zona Galaxy (la zona de toboganes y atracciones para niños y NO tan niños). Mientras que en The Palm disfrutamos relajándonos en el gua calentita y tomando cócteles en la piscina exterior, ya que hay una puerta giratoria que conecta ambas partes sin tener que salir del agua (si, muy fuerte), en la zona Galaxy lo dimos todo tirándonos por los toboganes y disfrutando como críos.

En el recinto hay bares para tomar un snack y varios restaurantes que nos quedamos con ganas de probar, pero se nos hizo tarde tirándonos por los toboganes 😂

Nos divertimos muchísimo y tenemos muy buen recuerdo del lugar. Sin duda merece la pena que visites las Termas de Bucarest para hacer tu visita a la ciudad mucho más especial.

Pin It on Pinterest